Alguna vez alguien te pidió una recomendación? Que serie ver, a qué bar ir el fin de semana, o qué vino llevar a una cena? Si la respuesta es afirmativa, quiero decirte que ya sos un influencer.

Este término se hizo famoso en los últimos años, pero el concepto existe hace muchísimo tiempo, porque justamente está tomado de la cotidianidad, para nombrar una actividad que se lleva a cabo en el espacio digital.

Así como todos tenemos a los influenciadores de nuestro círculo social, también existen 2 tipos más de influencers: Las celebrities o personas que se desempeñan en el mundo artístico o deportivo, que consiguieron grandes cantidades de seguidores en las redes sociales por ser conocidos previamente. Y por último, aquellas personas que ganaron popularidad dentro de las redes sociales por el contenido que creaban o por el mensaje que tenían para dar.

Habitualmente son muy conocedores de un tema, tienen una estética definida. Su presencia en las redes sociales es alta, tanto por la cantidad de contenido que comparten, como por el nivel de respuesta que reciben de las personas que los siguen.

Cuando las marcas detectaron que sus potenciales consumidores eran cada vez más reticentes a ver sus anuncios  y que en cambio interactuaban con los contenidos creados por otros usuarios en las redes sociales, nació este fenómeno que vivimos en nuestros días.   

Las marcas fueron tras los creadores de contenidos para llegar a sus consumidores de una manera menos convencional que el anuncio televisivo de 30 segundos, el banner 300X250 o la página del Clarin de los domingos, básicamente porque el público ya no consumía esos formatos.

Influencer

Actualmente existen agencias que representan a influencers e incluso plataformas que nos permiten encontrar una nómina de potenciales co equipers que podrían trabajar con nosotros.

Cuando decidimos iniciar una campaña con Influencers, debemos tomarla como cualquier otra campaña publicitaria. Debemos definir el objetivo que queremos conseguir, durante cuánto tiempo estará vigente la campaña, qué presupuesto tenemos disponible y cuanto contenido vamos a necesitar. Esta información la vamos a compartirla con los influencers para que entiendan que es lo que queremos de ellos.

Como contrapartida vamos a pedirles métricas, es decir indicadores de sus perfiles:

  • Cantidad de seguidores
  • Cantidad de interacciones que genera su audiencia

Con estos dos indicadores, podemos calcular la métrica más importante, el engagementConseguimos ese porcentaje dividiendo todas las interacciones por la cantidad de seguidores multiplicado por 100.

Ahora bien, los números son importantes, pero no tenemos que perder de vista otros factores que también nos ayudan a inclinarnos por uno u otro perfil. Por ejemplo el estilo, el tipo de audiencia que tienen, las otras marcas con las que ya trabajaron y la disponibilidad para comenzar a trabajar con nosotros.

¿Te gustaría ser seleccionado por marcas para generar contenido? ¿Querés tener un perfil que pueda aplicar a campañas de influencers? Entonces no te pierdas el Workshop que organiza Chuck Digital School el viernes 13/07, donde voy a estar junto a Mai Pistiner ayudando a aquellos que quieran convertirse en influencer, veremos sus perfiles, definiremos su audiencia, y contaremos experiencias sobre los contenido que funcionan y los que no. Para más información visiten Chuck Digital School.