Año nuevo, proyecto nuevo. En esta época del año muchos emprendedores comienzan a darle vida a sus emprendimientos, definiendo estrategias y tácticas, para dar comienzo a su negocio en este 2019.
El cimiento de todo negocio debe ser firme y sólido, por eso hoy traigo un tema al que muchas veces los emprendedores no le damos tanta importancia y termina siendo fundamental: El registro de marca.

Para poner luz sobre este tópico hablé con la Licenciada Luciana Noli, especialista en propiedad industrial, quién nos despeja las dudas más comunes que surgen a la hora de comenzar un emprendimiento.

Luciana, contanos ¿Para qué sirve hacer el registro de una marca?

Se denomina marca a todo signo con capacidad distintiva que sirve para proteger bienes y/o servicios. El registro de una marca brinda importantes derechos; a través del mismo se obtiene la propiedad de ese signo distintivo, su exclusividad en el mercado económico y el el derecho a oponerse a la inscripción en el INPI de signos confundibles con el suyo, solicitar ante los Tribunales competentes la nulidad de otras marcas posteriores que sean confundibles con la marca de su propiedad.

¿Qué es lo primero que tenemos que tener en cuenta cuando pensamos en registrar una marca?

Para realizar el registro marcario, lo primero que debemos tener en cuenta es que el signo elegido no esté registrado ni en proceso de registración. Para ello, se debe solicitar una búsqueda previa.
El registro de la marca puede tener distintas naturalezas, puede ser denominativo, figurativo y/o mixto, esto significa el logo, el nombre o bien la combinación de ambos.

En Argentina las marcas se registran utilizando el nomenclador internacional de Niza por clases de bienes y/o servicios. De esta manera queda asegurado que si bien el registro de una marca es territorial (Nacional), si queremos registrarla en otros países para los mismos bienes y servicios siempre va a ser en la misma clase.

 

Registro de marca

Y por último ¿Cuanto tiempo dura el trámite?

Actualmente en condiciones normales el trámite dura un año y consta de distintas etapas hasta obtener el registro por el plazo de diez años que puede renovarse indefinidamente. Durante toda la vida de la marca, una buena custodia es indispensable para protegerse de posibles registros iguales y/o similares al nuestro.

Gracias Luciana por poner luz sobre este tema muchas veces relegado. Si tienen más preguntas o consultas, pueden contactarse con ella en http://www.noli-ipsolutions.com/

Con estas dudas despejadas, podemos concluir que antes de realizar inversiones en desarrollo de logos, sitio web y contenidos de redes sociales, es fundamental estar seguros que no existe otra empresa operando con el nombre que elegimos para nuestra marca; nos vamos a ahorrar más de un dolor de cabeza y podremos pasar al siguiente nivel del negocio.

Por último, me gustaría saber si este año comenzó con proyecto nuevo para vos; contame en los comentarios de que se trata y compartí la alegría de emprender con todos nosotros.

Nadia Dierna